Cada vez más personas usan estos elementos para ayudar a mover a la persona que cuidan. Ya que estas grúas aportan seguridad y confortabilidad mientras se las traslada de un sitio a otro. Porque también evitan provocarles molestias o lesiones que les podamos causar al hacerles movimientos incorrectos o malas posturas.

Hasta hace poco solo se utilizaban en hospitales y residencias, pero hoy en día ya las puedes encontrar en casas.

¿Cómo funcionan?

Es una máquina pequeña, con la que podemos elevar, mover o trasladar personas con dificultad de movimiento, en apenas unos minutos.

La mayoría de ellas funciona colocando un arnés debajo de la persona. Este arnés está enganchado a una percha superior, la cual moverá el arnés gracias a un motor que la grúa lleva incorporado.

 

Ventajas de transportar a una persona con grúa, en vez de forma manual:

  • Lo puede hacer solamente una persona, ya que no le conlleva tanto esfuerzo.
  • No requiere mantenimiento, únicamente cuidar la batería.
  • Evitan las lesiones, así las personas que los trasladan, no se hacen daño en la espalda y evitan malas posturas y a la otra persona tampoco le causamos ninguna lesión.
  • Gracias al arnés la persona no tiene molestias, ni dolores, ya que este reparte el peso de forma equitativa.
  • Ahorras tiempo y esfuerzo.
  • Puedes transportar a la persona desde su silla de ruedas, cama, asiento de baño o si la persona se ha caído al suelo la ayuda a levantarse.
  • No hay riesgo de caídas en el traslado.
  • También hay muchos modelos de grúas que pueden plegarse y reducir su tamaño y así meterlo en maleteros o mochilas. Gracias a eso estas personas pueden usar las grúas en cualquier lugar.

 

Para hacer un buen uso de la grúa y su durabilidad, hay que vigilar el estado en el que se encuentra la batería y mantener limpio el arnés y sus ruedas. Además, hay que tener en cuenta que la grúa y el arnés tienen las características adecuadas al peso o dimensiones de la persona que la va a utilizar.

También es importante donde se va a colocar la grúa, ya que necesita un espacio y además más espacio para trasladar de forma cómoda y sencilla a la persona sin que nada lo entorpezca

Otra parte muy importante y que debemos saber antes de comprar una grúa es, cuáles son las características de la persona, y algo también muy importante es elegir el arnés adecuado para cada grúa y persona.

 

 

Tipos de grúas:

  • Cambia pañales: esta grúa permite realizar breves traslados, para aportar una higiene sencilla, como puede ser el cambio de pañales.
  • Móviles: estas grúas son recomendadas para personas que no pueden colaborar en el traspaso.
  • De techo fijas: son útiles para transferir, elevar y trasladar personas de movilidad reducida o de nula movilidad. Son muy útiles cuando no hay mucho espacio y no puedes mover con facilidad la grúa móvil.  Su mayor ventaja es que no ocupa espacio, ya que está colgada al techo.
  • De bipedestación: para traslados y elevaciones desde una cama, silla de ruedas o silla normal. Estas grúas son habituales en procesos de rehabilitación, porque son personas con cierto grado de movilidad, pero que tienen problemas para mantenerse de pie o levantarse por ellas mismas. Estas grúas las pueden usar ellos mismos, ya que se controla con movimientos de una mano.
  • De techo portátil: son utilizadas en lugares donde tienen varios pacientes y las tienen que emplear de forma simultánea.