La Navidad es una fecha tan importante en la vida de un niño que deja una huella imborrable. Es momento de costumbres y tradiciones, copiosas comidas y cenas, fiestas, aluviones, de regalos, pero sobre todo es momento de estar en familia, y no cabe duda en que la base de la misma es la figura del abuelo. Nada produce más satisfacción a unos abuelos que reunir en torno a su mesa a tres generaciones de seres queridos, ni a los niños que ir a casa de sus abuelos.

La relación abuelos/nietos es muy importante, puesto que es bien conocido el trascendente papel que juegan los abuelos y los menores en la familia.

Últimamente, el rol de los abuelos ha ganado importancia con respecto a la educación de los nietos debido a la falta de tiempo de los padres o a los conocimientos que tienen, por lo que ¿de qué manera influyen los abuelos en los nietos y viceversa? Los abuelos son para los niños los gigantes pacientes, comprensibles, tolerantes y protectores que les colman de tiempo y ternura.

Actividades para hacer conjuntamente

Durante las vacaciones, los niños pasarán mucho más tiempo en casa y, por lo tanto, tendrán más tiempo de disfrutar de sus abuelos. El tiempo que pasan juntos se puede convertir en una época especial y enriquecedora, tanto para los pequeños como para los mayores, por lo que todas aquellas actividades que realicen conjuntamente solo les van a producir beneficios.

Del mismo modo, a los abuelos les encanta trasmitir también su conocimiento y enseñarles a sus nietos juegos con los que se divertían de pequeños. Que si a indios y a vaqueros, que si un cinquillo o un parchís, que si un puzzle de 300 piezas que nunca se termina. Actividades tradicionales como cómo hacer juguetes con materiales artesanales o incluso cocinar. Para un niño resulta muy gratificante cocinar algo que le gusta, como un pastel o unas galletas, y luego comérselo; además de sentirte orgulloso de sus resultados.

Los ejercicios físicos también benefician a ambas partes, aunque sí es cierto que no tienen las mismas capacidades, pero lo idóneo sería buscar actividades físicas donde los niños liberen energía y los mayores se mantengan activos.

Influencia de los abuelos

La relación entre ambos, permite que se vaya construyendo una relación mucho más profunda, con unas raíces más fuertes. Se tiende a pensar que los abuelos son muy diferentes a nosotros y que no tienen nada que aportar, por lo que dejan de ser algo interesante, pero la realidad es totalmente distinta. En España tenemos un gran problema con la pirámide poblacional, pero un problema que puede ser utilizado como ventaja en este caso, pues tenemos la oportunidad de aprovechar al máximo a nuestros abuelos, de obtener por parte de ellos todos sus conocimientos y consejos, de aprender sobre esas vivencias y experiencias y de volver a situarlos en la posición que merecen.

¡Qué sería de la vida, y sobre todo de la infancia, sin los abuelos!