El presente estudio tiene como objetivo describir el problema de la soledad en el anciano profundizando sobre los factores y circunstancias que pueden causar este sentimiento en el proceso de envejecer. Se realiza a partir de la recopilación de información bibliográfica de estudios e investigaciones obtenidos de diferentes bases de datos. Las conclusiones principales intentan dar a conocer las posibles estrategias y recursos, tanto en el ámbito personal como profesional, con la finalidad de prevenir, detectar y tratar la soledad en una de las etapas de la vida con más pérdidas y dependencias: la vejez.

A medida que envejecemos, solemos enfrentarnos a cambios importantes que pueden aumentar el riesgo de sentirse solo. Se puede prevenir de estas maneras:

  • Pasar tiempo con ellos. Como por ejemplo, relacionarse con ellos y hacerles sentir acompañados.
  • Ayudarles en las tareas domésticas. Ayudarles a hacer la comida, a cargar pesos y en cualquier otra tarea que les cueste un gran gasto para ellos.
  • Pasar tiempo con ellos. Como puede ser jugar a juegos de mesa con ellos, salir a dar un paseo, tomar algo y hablar con ellos.