El calcio es muy importante en todas las etapas de la vida.

Pero a partir de los 60 se debe aumentar el consumo, para que así se mantengan fuertes.

Además, el calcio es fundamental para que nuestros músculos y nervios se muevan y transmitan mensajes del cerebro a distintas partes del cuerpo.

Pero, ¿En qué influye el calcio en nuestro cuerpo?

 

 

El calcio va unido a la vitamina D, para tener unos huesos fuertes es imprescindible consumir estas dos cosas. Por lo que no puede faltar en el día a día de nuestros mayores. Ya que la vitamina D, es algo que necesita nuestro cuerpo, porque este absorbe las cantidades de calcio que tomamos.  Por lo que cuando existe un bajo nivel de vitamina D, en personas mayores, el cuerpo no puede absorber el calcio ingerido. Esto conlleva a que el cuerpo tiene que tirar de reservas de calcio y esto lo que hace es que los huesos se debiliten.

¿Dónde podemos encontrar el calcio?

 

 

Lo encontramos en muchos alimentos. Como pueden ser: la leche, yogur y el queso.

Pero no solo se encuentra en alimentos lácteos. También entre verduras y hortalizas encontramos calcio. Como pueden ser: la cebolla, acelgas, espinacas, brócoli, como en legumbres: judías blancas, garbanzos o lentejas.

En los frutos secos: pistachos, nueces, almendras, tienen una gran fuente de calcio, como los higos y pasas.

También lo podemos encontrar en pescados y mariscos: anchoas, sardinas, lenguado, pulpo o mejillones.

¿Qué enfermedades puede generar?

Si no se consume el calcio necesario, no se presentaran síntomas inmediatos, pero un consumo por debajo de lo normal, puede afectarnos.

Esto da lugar a enfermedades como: osteopenia o masa ósea baja, al aumento de los riesgos de osteoporosis y fracturas óseas. También puede aparecer hormigueo en las extremidades o alteraciones en el ritmo cardíaco.

 

Por lo que recuerda: mantener una alimentación saludable y equilibrada, practicar ejercicio. Ya que esto os ayudara a mantener una buena salud en los huesos.