Pese a sonar muy parecidas y tener un cuadro sintomatológico similar, Artritis y Artrosis son cosas distintas. Ambas son dolencias muy comunes en la gente mayor y, si se dejan ir a más, pueden resultar en el anciano volviéndose dependiente.

Es por esto que es importante diferenciar Artritis y Artrosis para poder aliviarlas. Su definición, causas, síntomas, etc.

 

Artrosis

La artrosis es una enfermedad reumática, crónica y degenerativa, de curso progresivo, que se produce cuando se desgasta el cartílago que se encuentra en el interior de las articulaciones para protegerlas (el cartílago es el tejido que recubre el hueso y actúa de amortiguador). De la dos es la más común y su incidencia va en aumento con el envejecimiento de la población de España.

La artrosis afecta sobre todo a las articulaciones que soportan mayor peso y realizan un esfuerzo mayor como las caderas, las rodillas, los hombros y la columna vertebral. También es frecuente su aparición en algunos dedos de las manos. Puede afectar solamente a una o dos articulaciones o presentarse de forma generalizada.

Los síntomas principales son el dolor, inflamación, aparición de ampollas en los dedos y la rigidez corporal.

Puede tratarse antes de que los síntomas empeoren y aliviarla mediante varios métodos como:

  • No Farmacológico: Fisioterapia, Ejercicio Aeróbico, Natación, etc.
  • Farmacológico: Antiinflamatorios y Analgésicos con o sin receta.

 

Artritis

La artritis reumatoide es una enfermedad reumática autoinmune, de causa desconocida, que inflama las articulaciones y los tejidos que las rodean, aunque puede extenderse a otras partes del cuerpo como la piel, los ojos, los vasos sanguíneos, el corazón y los pulmones.

Es mucho menos frecuente que la Artrosis y aparece tres veces más en hombres que en mujeres. Su sintomatología es muy similar, pero debe tomarse infinitamente más en serio.

La diferencia principal es que no es degenerativa, sino que es causada mal funcionamiento del sistema inmune, que ataca a las células y las daña. La razón de esto aún es desconocida. Es por esto que es muy complicado aliviarla y rara vez se cura por sí sola, pudiendo incluso empeorar en reposo. Además, una vez se tiene, por lo general va a peor hasta el punto en que puede volver al anciano completamente dependiente e inmóvil, mostrando una deformidad observable y asimétrica en las extremidades, principalmente los dedos.

La Artritis de momento no tiene tratamiento real, pero se puede aliviar parcialmente mediante fármacos como los mencionados anteriormente para la Artrosis. En este caso, el médico podrá recetar corticoides si el dolor es imposible de aguantar y nada más funciona.

 

Artritis y Artrosis